Manzanilla
Matricaria Camomila

Manzanilla (Matricaria Camomila)




 



Descripción

- Hierba anual de hasta 50 cm. de altura que florece de mayo a octubre, tallos glabros erectos, muy ramificados, hojas divididas con lóbulos dentados de color verde claro, flores agrupadas en capítulos, con un receptáculo abombado y hueco, lígulas blancas, que cuelgan cuando maduran, flósculos amarillos.

Hábitat

- En tierras cultivadas, terrenos arenosos y baldíos.

Parte empleada

- La parte empleada de la planta son las flores (cabezuelas)

Recolección

-
Se recogen las flores y se secan en un lugar a la sombra y aireado.

Formas de uso

- Infusiones, decocciones, aceite esencial.

Preparación
- Infusiones: Se hecha 1/4 litro de agua hirviendo sobre dos cucharaditas de
flores de manzanilla y después de dejar reposar durante 10 minutos, se cuela.

Principales componentes
- Aceite esencial (azuleno), taninos, glucósidos y un jugo amargo

Uso

- Antiinflamatorio
- Digestivo
- Antiséptico
- Antiespasmódica
- Sedante ( tranquilizante)
- Antimicrobiana
Internamente: se utiliza para aliviar casos de calambres de estómago, digestiones pesadas, trastornos gastrointestinales, colitis, inapetencia, fatiga general, menstruaciones dolorosas, neuralgia, asma, fiebres periódicas, tratamiento de la gripe, enfermedades del hígado y elimina los parásitos intestinales.
Externamente: para reducir inflamaciones y tratar problemas como la caspa y las hemorroides. También se puede emplear en gárgaras para dolores de garganta y gingivitis (inflamación de las encías). Sedativo para tratar la conjuntivitis y las inflamaciones de los párpados. Las decocciones fuertemente concentradas sirven para enjuagues de boca y para el lavado de erupciones cutáneas y eccemas.

Contraindicaciones
Aparte de un pequeño número de personas que pueden presentar reacciones alérgicas la manzanilla no causa efectos negativos.

Volver arriba