Poda de árboles de hueso

Excepto el cerezo, al que se le aplicará solo una poda de clareo o saneamiento, por lo general la poda de los árboles de hueso es como sigue.

Alternaremos ramos de madera y de flor y seleccionaremos los que tengan las yemas de madera más próximas al tronco.
1- Este ramo que se poda por la parte superior de la segunda yema de madera, será en el que al año siguiente, nos broten dos nuevos ramos, uno que dejaremos para madera y otro para fruto.
2- Es el que nos dará fruto este año, dejaremos las yemas de flor proporcionales al diámetro del ramo y podaremos siempre por encima de una yema de madera. Al año siguiente eliminaremos totalmente el ramo.

Volver arriba